Cada vez son más los hogares que se inclinan por un estilo nórdico y limpio, a la vez que acogedor cuando llega el momento de decorar las estancias. Como se aprecia ya solo con el término que le da nombre, este estilo tiene su origen en los países del norte de Europa: Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca, con el objetivo de combatir las pocas horas de luz de estos lugares.

Se trata de un estilo muy en auge hoy en día con el que de la simpleza de los muebles se obtienen resultados increíbles gracias al predominio de los tonos blancos combinado con materiales naturales de diferentes colores más oscuros. Así que, si quieres conocer un poco más sobre este estilo que sigue marcando tendencia, y quieres saber qué producto puedes adquirir para dar un toque diferente a tu hogar sigue leyendo.

¿Cómo conseguir un estilo nórdico?

En los países del norte la población pasa mucho tiempo en casa, por ellos si estás pensando en pasarte al lado del estilo nórdico. Conseguir un salón, habitación o cualquier estancia acogedora es más sencillo de lo que parece. No te preocupes que eso está asegurado. Pero, ¿cómo conseguir un estilo nórdico? 

La compañera perfecta del minimalismo y del estilo nórdico es una lámpara de pie

No puede faltar como elemento clave a la hora de decorar tu hogar. 

Sus formas sencillas y nada recargadas hacen de estas lámparas el mueble perfecto para los amantes de la sencillez, elegancia y funcionalidad.

Además, su simpleza y hermosura es ideal para cualquier espacio.

Elementos naturales y tonos claros

Las lámparas de pie estilo nórdico suelen estar hechas con elementos naturales y tonos claros, las pantallas de lino o con texturas diferentes contrastan este toque más minimalista que las caracteriza creando un ambiente cálido allá donde se enciendan. 

Para conseguir una auténtica estancia nórdica hay que tener cuidado de que el minimalismo no lleve al vacío. Se trata de conseguir un ambiente cálido y confortante. Por eso los colores y las texturas de tu lámpara son clave. 

Los colores cálidos deben combinarse con tonos un poco más oscuros pero sin perder esa esencia como grises, maderas un poco más oscuras… colores fríos pero diferentes tonalidades. Y debido a la simpleza, las diferentes texturas tienen cabida para dar ese toque cálido. 

El estilo nórdico debido a su simpleza necesita reciclarse continuamente. Por ello muchas marcas dedicadas al diseño y fabricación de estilo suelen recurrir a grandes piezas de iluminación a las que dan ese toque con maderas y colores claros, pero mismas siluetas.

A la simpleza de los muebles es necesario añadirle la decoración en pequeñas dosis, pero en “grandes cantidades». Por ello los jarrones con flores secas, velas en tonos grises, blanco o marrones, elementos decorativos de madera, cojines, crean la combinación perfecta de tu lámpara de pie estilo nórdico

Este estilo nórdico se caracteriza por la simpleza y utilidad. Todo mueble que no se use quita iluminación, por lo tanto fuera. Se trata de escoger muebles que no ocupen mucho y de maderas claras pero cálidas. Con las luces en tonos cálidos y con las lámparas de este estilo darás una vuelta de 360 grados al estilo de casa con tan solo un pequeño cambio. ¿Te harás con una para tu hogar?